DIFERENTES TIPOS DE PERFIL DEL ROSTRO

Al igual que con el óvalo facial, existe un perfil, llamado “perfil ideal”, que sólo tienen una minoría de personas. Viene determinado por un ángulo de 80 grados y por las formas perfectas del mentón o barbilla; la nariz y la frente, referenciadas a un lado de dicho ángulo. A todo perfil que se aparte de este tipo se le puede considerar perfil irregular o perfil especial.

El profesional de la peluquería debe hacer uso de las Técnicas de Expresión para obtener unos resultados artísticos que les permitan disminuir las irregularidades, resaltando la belleza del cliente.

Desde el punto de vista profesional, podemos clasificar las diferentes formas de los perfiles irregulares en dos apartados: Perfil del rostro y perfil craneal o de la nuca.

Perfil del rostro

Del perfil de la cara participan: frente, nariz y mentón, por lo que debemos de tenerlo en cuenta para su estudio y podemos distinguir de forma general 4 tipos de perfil del rostro:

1.- Perfil recto:


En el perfil recto, la frente y su línea general son aplastadas. Este tipo de perfil necesita mucho movimiento de cabello a su alrededor. Los cabellos en la frente deberán ser adelantados y abombados con exageración, continuando con el adelantamiento de los cabellos sobre las mejillas a la altura de los labios, con movimientos ondulados grandes y esponjosos, buscando la irregularidad en todo momento.

 

2.- Perfil convexo


Este perfil se caracteriza por tener una nariz que sobresale acusadamente del rostro, quedando la barbilla y frente retraídos con respecto a la nariz. La corrección se realiza mediante la compensación de planos que disimulan el mayor saliente de la nariz. La compensación de la nariz se realiza creando volumen en la frente, despejando la cabeza a la altura de los ojos y adelantándolos a la altura de las mejillas y labios para lograr mayor armonía. La posibilidad que tenemos en cabellos cortos está únicamente en crear patillas largas sobre las mejillas, adelantando el flequillo sobre la frente, abombado y despejado.
En cabellos largos, la nuca será aplastada, dando volumen en los laterales y frente hacia el rostro.

 

3.- Perfil cóncavo


La característica principal de estos perfiles es que tienen rasgos o facciones claras. Las medidas y estilos tendrán que potenciar al máximo el feminismo. Debe haber una suavidad de conjunto, con formas esponjosas de rizos suaves y anchos, evitando los cabellos lisos, que acentúan la dureza de sus líneas.
No favorece los cabellos cortos y optamos por melenas medias o largas de aspecto volátil.

TIPOS DE FACCIONES GENERALES

FACCIONES MODERNAS Y EXÓTICAS 


Las facciones exóticas resultan atractivas y sorprendentes, por ser facciones con reminiscencia o aires diferentes a las genéricas del país. Son las facciones más adecuadas para estilos puros de líneas muy concretas y modernas.

 

FACCIONES CLÁSICAS


Son aquéllas cuya belleza resulta inamovible a través de los tiempos. Sus proporciones y facciones nos recuerdan al canon de belleza clásica (griega y renacentista). Tienen cualidades inmutables. Son facciones menos adecuadas para realizar novedades. Tenemos que evitar exageraciones en los cortes y peinados, sin caer en un excesivo clasicismo.
Se recomienda realizar adaptaciones de estilo modernos con naturalidad, sencillez y máximo feminismo actualizando así el tipo de facciones clásicas.

 

FACCIONES PEQUEÑAS O ANIÑADAS

Son facciones que resultan graciosas, divertidas y fáciles de peinar. Suelen presentar las facciones muy unidas en el centro de la cara, presentando mucho espacio en las sienes, mejillas, frente y las sienes. Debemos poner especial cuidado y esmero a la hora de disponer los cabellos en estas zonas, a la que tenemos que acercarnos con pocos cabellos, sin ser espesos, desfilándolos al máximo, para no empequeñecer aún más las facciones.
Los cabellos largos, grandes volúmenes alrededor de la cara, y menos aún de cabezas grandes en general, ya que el efecto óptico que causan los grandes volúmenes sobre las facciones pequeñas y aniñadas es precisamente empequeñecen aún más y restan esta gracia natural cargada de sensación de juventud.

 

FACCIONES GRANDES O DURAS


Las facciones grandes generalmente tienen un aspecto duro y poco femenino. Debemos cortar y disponer los cabellos creando un marco que suavice y haga muy femenina la expresión. No debemos tapar demasiado la cara, ni despejarla en exceso, pues la haría más grande por efecto óptico. El cabello liso no es el más adecuado, como tampoco lo es el excesivamente rizado. Hay que dar a los cortes y peinados un aire sencillo, vaporoso, de rizos anchos y sueltos.

TIPOS DE ROSTRO

Las formas faciales de cada persona, están determinadas por la posición de los huesos y la prominencia que éstos tengan.
Tanto en el hombre como en la mujer podemos clasificar las formas del óvalo de 7 tipos: Generalmente la corrección de los elementos disarmónicos (crecimiento acelerado del cuerpo) que estos óvalos pueden presentar se realizan con la adaptación de los volúmenes del peinado en las formas convenientes, para así tender a la “forma ovalada”, que es la considerada perfecta. Para ello el profesional se vale del corte, peinado y color que más convenga a cada tipo de óvalo, compensando las posibles irregularidades que presentan el rostro o cráneo, y conseguir mejores expresiones.

 

El óvalo “facial ideal”, es aquél que debe emanar en forma geométrica toda las facciones ideales, permitiendo realizar cualquier tipo de peinado o corte a la perfección.
La práctica nos ha demostrado que existe una minoría de personas que reúnen esta perfección armónica.

 

 

 

 

 

 

 

 

Rostro Rectangular


Este tipo de óvalo que se asemeja mucho al ideal, nos produce una sensación de alargamiento al ser algo más largo y estrecho que aquél.
Su altura se puede disimular mediante un flequillo pronunciado que nos disminuya el rostro.
Su estrechez lateral se puede corregir aumentando los volúmenes laterales en forma redondeo.
En la parte superior de la cabeza disminuiremos los volúmenes para no enfatizar la verticalidad propia de este óvalo. Les favorece las melenas cortas, ya que las largas agudizan ese alargamiento.

 

Triángulo Invertido



Está formado este tipo de óvalo por una frente algo ancha, pómulos muy salientes y barbilla algo estrecha. Las mandíbulas están muy rebajadas en volúmenes.
Para corregir estas deficiencias los volúmenes se distribuyen por los laterales en sus partes más bajas y algo en la frente, no aconsejándose el volumen en la parte alta de la nuca y sienes.

 

Triángulo o forma de pera


Este tipo de óvalo presenta una frente y sienes muy estrechas y unos pómulos muy anchos, con la barbilla introducida en las abultadas mejillas.
El mayor volumen hay que distribuirlo en la zona superior (parte alta de las sienes) disminuyendo progresivamente según se aproxime a las mejillas.

Rostro Cuadrangular


Este tipo de óvalo se caracteriza por aquellas caras de frente y mandíbulas predominantemente anchas. Tienen facciones duras y expresiones poco femeninas por lo general.
Para corregir estas deficiencias se colocarán los volúmenes en la parte alta de la nuca, redondeando sus aristas, se disminuirán los laterales y se tapará algo la cara con mechones hacia el rostro.
Favorecen las melenas medias o largas.

 

Rostro Redondo


Este óvalo es aquél en el que la cara, los pómulos y la mandíbula en su conjunto unidos al resto de la cabeza dan una forma volumétrica, casi esférica.
Para eliminar estos efectos redondos, hay que distribuir el volumen, de tal forma que nos alargue el rostro sin invadirlo. Para ello el volumen será más acentuado en la parte alta, eliminándolo lo más posible de los laterales, buscando la verticalidad mediante una caída natural del pelo largo.

 

Rostro Exagonal


Este óvalo presenta una estrecha y corta frente, con pómulos salientes.
Hay que disimular por Tanto la línea de nacimiento de la frente con un flequillo poco espeso y reducir la anchura de los pómulos peinando el cabello hacia las mandíbulas.

REPRESENTACIÓN GRÁFICA DE LA CABEZA HUMANA

ROSTRO Y CRÁNEO
La cabeza humana es la parte más compleja e importante de representar del canon de la figura humana, en la representación de la cabeza hay que tomar como fundamental el eje de simetría o eje mayor, ya que la cabeza humana es simétrica. Por gozar de esta propiedad siempre habrá a una parte y a otra los mismos elementos (ojos, orejas, nariz, boca, cejas, etc…).
Dado los conocimientos de dibujo artístico que posean algunas personas, es aconsejable para su representación aplicar un SISTEMA MODULAR, que nos facilite distribuir correctamente las proporciones y dimensiones de las distintas partes que forman la cabeza humana.

EL SISTEMA MODULAR O DE CUADRÍCULA


No es más que una retícula formada por módulos iguales donde vamos a representarla. La UNIDAD MODULAR, es la longitud de cada uno de los cuadritos en la que se ha dividido la retícula; en realidad es una proporción o parte del todo tomada como “módulo”.
El CANON MODULAR de la cabeza humana vista de frente, está formada por 6 unidades “modulares” de alto por 6 de ancho.
La cabeza humana vista de perfil, tiene un cuadrado de 6 por 6 “unidades modulares”, a este tipo de cabeza podemos considerarlo como prototipo ideal de cabeza humana.
Analizando estas dos representaciones vemos las características fundamentales de las partes que la componen.
Vista de frente: La anchura de la nariz y ojos equivale a un módulo. El largo de las orejas y nariz miden 2 módulos, etc. Existen otros métodos de representación, pero requieren un complicado sistema de trazado, por lo que para nuestros alumnos es más conveniente utilizar el apuntado anteriormente.

FORMAS DE CRÁNEO 
Las formas que describe el cráneo junto con la nuca son 3 principalmente:

Cráneo redondo, plano o braquicéfalo.

Su forma recuerda a un círculo ya que los dos ejes tienen casi la misma dimensión. El corte debe hacer más largo el eje anterior-posterior y dar volumen en la zona plana.


Para una corrección debemos dar mayor volumen en la parte superior frontal y la inmediata inferior a la nuca, rellenando así el hueco que está unido con el cuello: A la parte saliente del cráneo se le dará el mínimo de volumen, pensando que todo el corte tenga una continuidad.

Cráneo alargado, saliente o dolicocéfalo.
Es aquel que tiene el eje anteroposterior demasiado largo. En este tipo de cráneo tendremos que dar volumen en la zona superior de la cabeza y aplanar la zona parietal.


En este caso el volumen se distribuirá en la parte superior de la cabeza en la zona plana de la coronilla, rebajándolo lo más posible a la altura de la nuca, para así crear una ilusión óptica de abultamiento en la coronilla. Se recomienda para esto cabellos vaporosos, prescindiendo de los largos y lisos.

Cráneo normal o mesocéfalo.
Tiene las medidas intermedias entre los dos antes descritos. Es aquel que tiene el eje anterior-posterior un poco mayor que el transversal. Cualquier tipo de corte le quedaría bien.

VISAGISMO: ÉTICA Y MORFOLOGÍA

VISAGISMO: Viene de la palabra francesa VISAGE que significa: rostro – banda – álbum. Y de la palabra ISMO del latín ismus que significa: práctica – doctrina. Por lo tanto nos quedamos con: Práctica del rostro. Y así se definirá. Visagismo es el estudio de los rasgos faciales de una persona misma que nos ayudará a decidir, cual corte de cabello le es más conveniente, de acuerdo a su fisonomía.

La estructura facial de cada persona, se determina por la posición, forma y prominencia de sus huesos, tomando en cuenta líneas, perfil, nariz y frente.

Los tipos de rostros viene determinados por la forma del óvalo del rostro: en forma triangular, diamante, oval, redondo, rectangular y pera. Sin olvidarnos de las distintas mezcolanzas entre sí. A cada uno de éstos tipos de rostros le corresponde una forma de peinado que resalta sus características o nos señala alguno de sus defectos y estos se clasifican según su forma geométrica y dimensión.

MORFOLOGÍA DEL ROSTRO Y CRÁNEO

El esqueleto de la cabeza está formado por el CRÁNEO y el ROSTRO. El cráneo está articulado con la columna vertebral y descansa en la primera vértebra cervical. Los principales huesos de la cabeza son:

1.- Maxilar inferior

2.- Maxilar superior

3.- Tabique nasal

4.- Frontal

5.- Parietal

6.- Esfenoides

7.- Temporal

8.- Molar

9.- Mastoides

La morfología del rostro y cráneo son muy importantes para determinar el estilo de corte, peinado, color, etc… que el profesional debe utilizar, para ello éste se vale del dominio del “visagismo”. Un buen profesional de la peluquería, analizando rápidamente el rostro y cráneo del cliente, sabe cómo repartir los volúmenes para corregir imperfecciones o resaltar algún rasgo del cliente. Para ello previamente debemos de tener en cuenta los siguientes aspectos: •Tipo de óvalo •Frente •Cráneo •Perfil •Facciones •Cuello